Relación entre el estrés y otras enfermedades mentales

Relación entre el estrés y otras enfermedades mentales

Contenidos de este artículo

Se habla mucho de la relación entre el estrés y otras enfermedades mentales, como la ansiedad. Seguro que habrás visto algún artículo acerca de ello. Pero hoy quiero hablarte de cómo el estrés contribuye a generar otras dolencias y problemas psicológicos, quizás menos evidentes a simple vista.

El estrés es un factor común en la vida moderna que puede tener un impacto profundo en la salud mental.

En este artículo te hablaba de cómo el estrés crónico puede agravar y desencadenar una amplia variedad de alteraciones cognitivas e incluso trastornos mentales. Hoy quiero centrarme en estos últimos con más detalle.

La relación entre el estrés y otras enfermedades mentales desde diferentes puntos de vista clínicos

Relación entre el estrés y trastornos de ansiedad

Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG)

El Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) es una condición que se caracteriza por una preocupación excesiva y persistente sobre diversas situaciones y eventos. El estrés crónico puede ser un desencadenante importante del TAG, ya que mantiene al cuerpo en un estado constante de alerta, lo que agrava los síntomas de ansiedad.

Las personas con TAG suelen experimentar síntomas como tensión muscular, inquietud, nerviosismo y sensación de miedo, así como problemas de concentración, problemas gastrointestinales y dificultades para dormir. A menudo les explico a mis pacientes que este tipo de ansiedad es la “ansiedad-tsunami”, una ansiedad que viene de golpe, con o sin causa aparente, y que nos afecte la mayor parte del día, sin un desencadenante claro que la provoque. Por suerte, no es grave si se trata a tiempo, pero lo cierto es que genera un gran sufrimiento a quien la padece.

Para tratar el TAG, es esencial abordar las fuentes de estrés crónico, puesto que aunque no identifiquemos una causa clara que la desencadenen, a menudo el estrés prolongado puede actuar como efecto gatillo de su aparición.

Fobias y estrés

Una fobia es un miedo intenso e irracional a un objeto, situación o actividad específica. Sabemos que el estrés puede jugar un papel significativo en el desarrollo y la exacerbación de las fobias.

De hecho, existen evidencias de que el estrés crónico causa una sensibilización del sistema nervioso, haciéndolo más reactivo y proclive a los desencadenantes de fobias.

Recuerdo el caso de una mujer que, en un momento de mucho estrés en el trabajo, sostenido por demasiado tiempo, padeció un ataque de ansiedad en el metro. Ese hecho, hizo que su cerebro realizara automáticamente una asociación fóbica, y que desde ese día el sólo hecho de pensar en coger el metro le causara ansiedad. Es decir: Una fobia al metro, que es consecuencia de un período de estrés no tratado a tiempo.

Ataques de pánico

El trastorno de pánico se caracteriza por la ocurrencia de ataques de pánico recurrentes e inesperados, que son episodios de miedo intenso acompañados de síntomas físicos como palpitaciones, sudoración y dificultad para respirar. El estrés es un factor común que puede desencadenar estos ataques.

Por ejemplo, una persona que vive bajo un estrés constante debido a problemas familiares puede estar en riesgo de experimentar ataques de pánico. Estos ataques pueden ocurrir de repente, sin previo aviso, y generar un temor persistente a futuros episodios, lo que a su vez aumenta el nivel de estrés general. Por esto es tan importante que las estrategias para prevenir los ataques de pánico incluyan la identificación y el manejo de los factores estresantes subyacentes.

Relación entre el estrés y trastornos del estado de ánimo

Distimia y estrés

La distimia, también conocida como trastorno depresivo persistente, es una forma crónica de depresión que dura al menos dos años. Las personas con distimia pueden experimentar síntomas depresivos de manera constante, lo que puede ser exacerbado por el estrés crónico.

Por ejemplo, alguien con distimia que enfrenta problemas laborales constantemente, puede encontrar que su bajo estado de ánimo se intensifica, dificultando aún más la realización de las tareas diarias y el mantenimiento de relaciones saludables, entrando en un círculo vicioso.

Trastorno Afectivo Estacional (TAE)

El Trastorno Afectivo Estacional (TAE) es un tipo de depresión que ocurre en ciertas épocas del año, generalmente en otoño-invierno cuando hay menos luz solar (aunque no es infrecuente presentarlo en primavera).

El estrés puede agravar los síntomas del TAE, haciendo que las personas se sientan aún más deprimidas y sin energía durante estos períodos.

Para reducir el impacto del TAE, se recomienda la terapia de luz, que consiste en exponerse a una luz que imita la luz natural del sol, por períodos determinados de tiempo (además de otras estrategias más convencionales que se pueden aplicar). También mantener una rutina regular de ejercicio y practicar técnicas de manejo del estrés pueden ayudar a mejorar el estado de ánimo.

Relación entre el estrés y trastornos psicóticos

Psicosis reactiva breve

La psicosis reactiva breve es un trastorno en el que una persona experimenta un episodio psicótico breve en respuesta a un evento estresante significativo. Estos episodios suelen ser de corta duración, pero pueden ser extremadamente angustiantes y debilitantes.

Por ejemplo, una persona que experimenta un trauma severo, como la muerte repentina de un ser querido, puede tener un episodio de psicosis reactiva breve, con síntomas como alucinaciones o delirios. Aunque estos episodios son temporales, pueden causar un gran impacto en la vida de la persona afectada.

El tratamiento para la psicosis reactiva breve incluye la intervención inmediata para tratar los síntomas psicóticos, así como también técnicas para reducir el estrés y proporcionar un entorno seguro.

Conclusión

En este artículo he analizado la relación entre el estrés y otras enfermedades mentales desde distintos enfoques clínicos. En conclusión, el estrés juega un papel crucial en la exacerbación y el desencadenamiento de diversos trastornos mentales. En este artículo hemos visto cómo reconocer los síntomas y buscar tratamiento oportuno es esencial para manejar estas condiciones de manera efectiva. Además, el apoyo profesional y social juega un papel fundamental en el proceso de recuperación y manejo del estrés.

Espero que esta información te haya resultado útil. Si tienes dudas en relación a tu caso en particular, no dudes en preguntármelo para que te asesore.

Si quieres hacer algún comentario, rellena el siguiente formulario y te responderé encantado!