Adicción a la cerveza - entorno social

ADICCIÓN A LA CERVEZA: Todo lo que debes saber acerca del abuso de la cerveza

Contenidos de este artículo

La adicción al alcohol en general, y la adicción a la cerveza en particular, es una de las más prevalentes dentro de los trastornos por consumo de sustancias y a la vez una de las más normalizadas, hecho que hace que muchas veces no se identifique como un problema.

A su vez, la presión social por consumir alcohol es tan elevada en nuestra cultura, que hace muy difícil su tratamiento.

No te culpo si bebes demasiado. De hecho, la sociedad en la que vivimos nos induce  a beber por encima de los límites aconsejables, desde una edad muy temprana además. Y no solo eso: Si no bebes, eres raro.

El alcohol es la única droga que si no la consumes la gente piensa que tienes un problema.

Si no, piensa en ello:

Si dejas el tabaco te felicitan y te piden que les digas cómo lo has logrado.

Si logras dejar una droga como la cocaína, o la heroína, te dicen que sufrían un montón por ti y que no te rindas.

Pero cuando dices que has decidido dejar el alcohol (a excepción de tus familiares directos que han sufrido las consecuencias de tu consumo) el resto te va a interrogar acerca de por qué haces eso, tratando de cuestionarte, cuando no persuadirte de que sigas bebiendo.

«¿Por qué lo vas a dejar del todo? ¡Si tampoco bebías tanto!»

«¿No vas a beber ni para hacer el brindis?»

«¡Bebe menos, pero no lo dejes!»

«Pues yo siempre he pensado que la gente que no bebe es que algo oculta»

«Yo no pienso dejar de beber, porque sería renunciar a un placer»

¿Te suenan estas frases? Si has tratado de dejar el alcohol, alguna de ellas habrás escuchado (si no todas).

Párate a pensar en lo arraigado de la adicción a la cerveza: Bebemos para socializar; bebemos para cerrar acuerdos; bebemos para celebrar nacimientos y para despedir a los fallecidos; bebemos para divertirnos y bebemos para olvidar.

Hay muchos mitos al respecto de la cerveza, que la mayoría son producto de una excelente campaña de marketing, así como a los miles de años de historia de consumo de alcohol para distintos eventos sociales, donde todo el acto se vehiculaba a través del alcohol (piensa si no en los banquetes romanos, las celebraciones vikingas, o las misa católicas).

Hubo mucho tiempo en que salían anuncios de un consumo saludable, de médicos recomendando vino tinto en cada comida…

En este artículo vamos a tratar de que entiendas el impacto del consumo de alcohol en tu organismo, que sepas si tienes un consumo perjudicial y, en el caso de desearlo, que sepas cómo abandonar la adicción a esta sustancia.

Factores clave de la adicción a la cerveza

Impacto del consumo de cerveza en la salud

La cerveza es una de las bebidas más consumidas del mundo después del agua y es casi tan antigua como la civilización.

Hace siglos que se consume el ‘oro líquido’.

La cerveza es un «básico» en el día a día de muchas personas y puede considerarse más la norma que la excepción, el tomarla, a veces incluso más de una al día.

En este sentido, la creencia popular extendida de que su consumo puede ser beneficioso para la salud, es una excusa más para consumirla bajo cualquier pretexto: desde una reunión con amigos hasta como remedio para el estrés, la tristeza o el insomnio.

No obstante, lo que nos dice la evidencia científica es que NO EXISTE UN CONSUMO DE ALCOHOL BENEFICIOSO PARA LA SALUD.

De acuerdo con diferentes revisiones, el consumo moderado de cerveza de 196 g/semana para hombres y 112 g/semana para mujeres establecería el margen diario en una o dos cervezas respectivamente (600ml par ahombres, 300ml para mujeres). Estas cantidades no se consideran «saludables» de ningún modo. Solo que, hasta estas dosis, no se considera que incremente el riesgo de enfermar debido a su consumo.

De hecho, en un estudio británico se observó que el consumo de una cerveza al día, ya es factor de riesgo para el desarrollo de cáncer.

Por lo que deja que insista una vez más en esto: Ningún consumo de alcohol es completamente inocuo, lo ‘moderado’ solo marca un límite de menor riesgo. Y si rebasamos ese límite, lo que podemos considerar un ‘acto social’ que no entraña riesgos, se puede convertir en un problema de salud físico y mental.

El consumo diario de cerveza puede conllevar importantes consecuencias negativas para ti, que irán desde dependencia y alcoholismo, hasta un mayor riesgo de depresión y enfermedades cardíacas y hepáticas, numerosos tipos de cáncer, incluso en algunos casos, de muerte prematura.

Se calcula que cada año mueren en el mundo 3 millones de personas debidos al alcohol. Esto incluye también muertes por accidentes de tránsito, suicidio, peleas, y también por enfermedades médicas derivadas del consumo.

Si bien es cierto que las razones para no beber jamás alcohol son muchas, destacan su alteración del sistema cerebral y el sistema inmune, su potencial para provocar trastornos mentales, su elevado contenido calórico (destacando su participación en la gran epidemia de obesidad que vivimos actualmente) y, finalmente, su potencial para reducir nuestra esperanza de vida. Y la adicción a la cerveza es uno de sus máximos exponentes.

¿Qué número de cervezas al día es recomendable?

Lo primero que debes saber es que no existe un consumo saludable de cerveza. Aunque camufles la cerveza con limón, o la compres artesana, como un producto «sibarita». Sea cual sea su presentación, el alcohol es una molécula tóxica para nuestro organismo. Hasta que no asumas esto, correrás el riesgo de subestimar sus peligros.

Dicho esto, se establece un límite a través del cual sabemos que si lo rebasas, el consumo conllevará, con toda probabilidad, riesgos para tu salud. Ojo: Esto no quiere decir que con menos también te puedan suceder.

El consumo considerado perjudicial es de 40 gramos de alcohol al día (4 UBE/día) en hombres y > 20-25 gramos de alcohol al día (2-2,5 UBE/día) en mujeres. Esta diferencia tiene que ver con cómo metabolizan el alcohol los distintos géneros a nivel hepático.

Aún así podríamos decir, por simplificar, que un consumo de más de una lata de cerveza al día (o una copa de vino) es perjudicial para la salud.

¿Sorprendid@?

Disfrutar de la cerveza cada día es lo que llaman los expertos «el proceso de luna de miel»; cuando la relación con la sustancia es placentera y no genera consecuencias negativas. Pero la línea que separa el uso, el abuso y la dependencia es muy fina… Las alarmas que saltan al acercarse a la frontera se dan cuando la forma de consumo cambia. Ahí es donde puede entrar en juego la adicción a la cerveza.

Pregúntate si el consumo de cerveza (o de alcohol en general) interfiere con tu rutina o si podrías mantener la abstinencia a todo tipo de alcohol por un período superior a 6 meses. En principio, si no puedes renunciar a una copa diaria es que ya no es algo que controles a voluntad… ¿O sí?

Según los criterios diagnósticos actuales de la Asociación Americana de Psiquiatría (clasificación DSM-V) se considera que una persona con un problema con el alcohol es aquella que cumple, como mínimo, con 2 de las siguientes afirmaciones:

  • Ha habido veces en que terminó bebiendo más, o por más tiempo, de lo deseado
  • Ha querido más de una vez reducir o dejar de beber, o lo intentó, pero no pudo
  • ¿Ha pasado mucho tiempo bebiendo, o descompuesto o recuperándose de otras secuelas?
  • Ha sido tan fuerte el deseo de beber que no podía pensar en ninguna otra cosa
  • Ha notado que beber, o estar descompuesto por beber, a menudo interfirió con el cuidado de su casa o su familia, o le ha causado problemas laborales, o problemas escolares
  • Ha seguido bebiendo aunque le ocasionara problemas con su familia o sus amigos
  • Ha abandonado o no ha vuelto a realizar actividades que eran importantes o interesantes para usted, o que le proporcionaban placer, por beber
  • Se ha encontrado más de una vez en situaciones durante o después de beber que han aumentado sus probabilidades de sufrir lesiones (como conducir, nadar, utilizar maquinaria, caminar en una zona peligrosa o tener relaciones sexuales sin protección)
  • Ha seguido bebiendo a pesar de que le estaba haciendo sentir deprimido o ansioso o le estaba añadiendo otro problema de salud, ¿o después de haber tenido una laguna mental
  • Ha tenido que beber mucho más de lo que alguna vez había bebido para conseguir el efecto que deseaba, o notó que la cantidad habitual de bebidas tuvo mucho menos efecto que antes
  • Ha notado que cuando los efectos del alcohol desaparecieron, tuvo síntomas de abstinencia, como problemas para dormir, temblores, inquietud, náuseas, sudoración, el corazón acelerado o convulsiones, o percibió cosas que no estaban allí

Según estos criterios, si cumples 2 o 3 ítems, tienes un problema con el alcohol LEVE. Entre 4 y 5 ítems tu problema sería MODERADO y si sufres 6 o más tu problema de alcoholismo es GRAVE.

Supongo que a estas alturas te habrás dado ya cuenta de cómo de normalizado y blanqueado está el problema por consumo de alcohol en nuestra sociedad. Y la adicción a la cerveza es un gran desconocido.

Por cierto, el consumo perjudicial en menores de 18 años, es cualquiera que supere la abstinencia absoluta.

Ahora vamos a ver cómo trabajamos en la clínica para resolver este problema.

¿Como abandono la adicción a la cerveza?

Si has llegado hasta aquí, no tienes ninguna duda que es bueno abandonar el consumo de cerveza para siempre y de una vez por todas.

Ahora bien, en muchos casos, no es recomendable dejar el alcohol de golpe sin supervisión médica. Quizás piensas que exagero porque soy psiquiatra y claro, que voy a decir…

Lo cierto es que dejar de beber cerveza sin un tratamiento médico puede ser letal.

Déjame que te lo cuente con más detalle.

Si bebes alcohol con regularidad, puedes sufrir síntomas de abstinencia. Este síndrome de abstinencia al alcohol empieza por las mañanas, o tras horas de abstinencia a alcohol, con síntomas como:

  • Temblor
  • Angustia
  • Ansiedad
  • Sudoración
  • Náuseas/vómitos
  • Aceleración del corazón con subida de la tensión arterial
  • Irritabilidad

Y estos síntomas típicamente se calman cuando bebes de nuevo.

Si padeces algunos de estos síntomas y quieres salir del alcoholismo, lo mejor es que pidas ayuda médica y no lo intentes por tu cuenta.

Estos síntomas son los que se engloban dentro de lo que llamamos Delirium Tremens inducido por el alcohol, junto con agitación, alucinaciones, hipertensión, taquicardias… y puede ser mortal.

La abstinencia al alcohol es la única abstinencia a drogas que puede llegar a matarte. Esto ya te lo contaré en otro artículo porque sería largo de contar, pero dejar el alcohol de golpe es mucho más peligroso que hacer lo mismo con otras adicciones, como el cannabis, la cocaína o incluso la heroína.

Por eso, es recomendable que no dejes el alcohol de golpe y por tu cuenta, sin supervisión médica por un psiquiatra. Porque con un buen tratamiento de desintoxicación, el Delirium tremens es poco frecuente y puede que en un período de 2-3 semanas estás completamente desintoxicado del tóxico.

Espero que esta información te haya resultado útil. Si tienes dudas en relación a tu caso en particular, no dudes en preguntármelo para que te asesore.

Si quieres hacer algún comentario, rellena el siguiente formulario y te responderé encantado!
como combatir el insomnio
¿Cómo combatir el insomnio?

¿Quieres saber cómo combatir el insomnio? Sólo los que hemos sufrido de ésta problemática sabemos lo difícil que es combatirlo. Las largas noches en vela, sin poder dormir, intentando conciliar el sueño sin éxito. Los

Leer más »
Tipos de TOC

El TOC sigue un patrón estable y generalizado en todas las personas que lo sufren y éste es que presentan por un lado obsesiones y por otro lado compulsiones. Por eso mismo el TOC son

Leer más »